despues

solo podía escuchar mi garganta
conduciendo el amargodulce
sabor incorruptible del café de huhue

tranquila,

pensando la forma mas fácil
de dejar de pensar

cuantos granos de café necesito?,

sola,

acompañada de situaciones inusuales.

Comentarios

Entradas populares de este blog

ciega