tregua

caminando sin notarlo

atrapada en lo que sigue

conteniendo el llanto seco

te sentí como ráfaga en mi espalda

volteándome en la distancia

te reconocí súbitamente


fue el silencio más

estruendoso

las miradas penetrantes

por ese instante etéreo

pude bajar mis armas

pude sentir sin tocarte

el calor más intenso


ya el tiempo no se cuenta

no hay aroma en las palabras

solamente el momento desafiante

de tu presencia junto a la mía

y la valía del instante

Comentarios

Entradas populares de este blog

ciega