cotidianidades parte dos

en vista de no tener como poder hacer un buen café,
que por cierto aún tengo un paquete sin abrir de uno
de los mejores granos de Guate, que un amigo me
envió desde Cobán, lo cual agradezco desde el fondo
de mi corazón

tuve que hacer un té de canela, porque en las carreras
del medio día del super confundí la de canela con la
de amaretto, llegué al patio de atrás de mi casa

la vida algunas veces parece tan fácil, que dan muchas
ganas de alargar al máximo esos minutos estacionarios
o tener el poder de intercambiarlos a voluntad, por aquellos
momentos fangosos de la vida, en que los minutos nos castigan

estaba divagando en eso mi mente pendiente pero agotada,
mientras me sentaba sobre la grama común, húmeda, aromatizada
a tierra, ambientada a verde naturaleza

quise dejar de pensar por un espacio, las respuestas que saltaban
tan obvias, tan latentes, tan cercanas, vi los árboles de eucalipto
rojo, que poseen esa pequeña y finisima corteza como tela natural
que cae diariamente, con cada milímetro de crecimiento

calculo, y soy muy mala para los cálculos, números y similares, que
tienen una altura de unos cuatro metros, se abrieron paso en la tierra
infértil, barrosa, chinautleca, y hace algunos miles de días atrás cuando
los sembramos no medían más de cincuenta centímetros, pero crecieron,
lo otro que sembramos junto a los árboles dejo de crecer

el viento es frío, se filtran los arrepentidos rayos del sol atravéz de mis
conocidos y amados árboles

hoy tengo miedo de no tener miedo, de sentir miedo y de no aparentar el
miedo

no recuerdo que es lo cotidiano, por sumergirme en una cotidianidad volátil,
interrogada, antojadiza

Comentarios

  1. Eres genial LSR!!!!!!!!!

    WDL

    ResponderEliminar
  2. mil gracis a ti por leerme siempre! un abrazo querido WDL!

    ResponderEliminar
  3. Un estilo diferente pero igualmente bueno! Me encanta Silvita!!!

    ResponderEliminar
  4. mil gracias por leerme Regis! un abrazo amiga!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

ciega