Entradas

Mostrando entradas de septiembre, 2010

más

Soñé con un sueño ya soñado.
Viví una vida ya vivida.
Ame un amor amado.
Pronuncié palabras ya habladas.

Y descubrí que hay demasiado por
descubrir, más sueños, más amor,
más vidas y muchas más letras.

Frio

Si ese día no me hubiera sabido a noche.
Si mis amaneceres no hubieran estado cabalgados
por ocasos.
Si mi corazón no hubiera estado flotando en un
iceberg o mi universo no hubiera necesitado ser
salvado.
Y si tus labios no se hubieran lanzado en busca de
los mios, nunca te hubiera reconocido.

belleza

Esta mañana nublada al salir a la puerta de mi patio,
una mariposa completamente blanca se choco contra
mi nariz, eso me recordó la simplicidad de la belleza.

Lejos

Te lance lejos, lo más lejos que pude
de mi vida, pero eres un boomerang
certero involuntario.

Buscando

Se paro enfrente de ella, firme
buscando el interior de sus ojos
chispeantes color café.

Sus gestos marcados y rítmicos
acompañaban la sonrisa indómita
de su alma.

La observo por varios minutos
con mirada desafiante y cortante,
analizo la dilatación de sus pupilas
mientras imaginaba lo que podrían
estar reflejando y escondiendo.

Con voz suave y categórica le dijo:
"desearía ser como tu, pero mejorada"

Luego limpio el espejo que tenia enfrente.

Historia

Hoy hice un reconocimiento mental del campo de
batalla de nuestra caduca historia.
El recuento de los daños es considerable, el número
de bajas se ha estancado, mientras el tiempo pase
o nosotros pasemos por él, todo se volverá como
un fotografía en sephia mal tomada y desenfocada.
Pero el galardón que tu y yo compartimos, supera
nuestra inteligencia, nuestros sueños, estupideces
e incensateses, es un privilegio que día con día me
inspira a dar gracias por la gran ocurrencia de haber
empezado ese medio día una historia compartida.

Acostumbrada

No pude recordar el aroma de tus besos, ni el sabor
de tus labios.
No tengo registro de la intensidad de tus abrazos,
o del calor de tus manos.
No recuerdo la conexión de tu mirada, ni el olor de
tu piel solo el de tu loción cítrica natural.
Sin embargo esta tarde me reía como toda una loca
recordando las frases incoheremente graciosas o
las palabras tan tuyas que me provocan cosquillas,
extrañe las ocurrencias disparatadas a las que me
tenias acostumbrada.
Hoy extraño que mis pulmones rían de emoción mientras el aire oxigenado da remolinos en su interior, extraño que mi alma atrape destellos de luz verdosa de los bosques apacibles y que mi piel absorba diminutas gotas de agua transparente de las feroces corrientes de las fuentes que nacen de la boca de mi tierra. Mis ojos anhelan calcar en mi corazón la circunferencia de la luna y el lienzo negriazul con estrellas que atraviesan el tiempo.
[ necesito alejar mi ser de la ciudad ]

Despertó

Cuando ella despertó de su pseudo vida
las pesadillas con alas gigantescas volaban
en su alcoba.

Los sueños ahogados en tinta indeleble
soltaron un par de burbujas azules sin
vida.

Se agitaban eufóricos los dramas crueles con
dagas, salpicando sus pies agrietados y sus
huesos taladrados finamente hasta los tuétanos.

El limite del dolor corpóreo y emocional había
desaparecido, dando paso a niveles desconocidos
de mixturas de dolor con aire respirable.

Pero repito: " despertó".

Pino sin nombre

Hoy vi tu nombre en un sobre manila de papel reciclado,
no de los que son de color beige claro, sino de esos que
son color café madera.

Pudo ser que las letras, el papel o el color me hicieran
recordar la corteza gastada del pino alto, viejo y vertical.

Ese pino que tenía una historia oculta en cada anillo que
sentí con mi mano extendida el día en que lo cortaron con
esa motosierra estridente oxidada, vieja y gastada.

Cuando los cimientos de la casa que habitamos llego a
invadir la tierra rica en barro, ese mismo árbol que nunca
nombramos, pero que hoy me arrepiento de no poder llamarlo
con un nombre propio; y solo recurro al genérico de "pino", nos
llevaba miles de días, millones de minutos de ventaja en
el tiempo y espacio.

Parecía que el pino sin nombre era eterno, imponente en
altura, veía al sol antes que los demás arboles, las gotas se
depositaban en sus ramas, como bailarinas primogénitas de
la lluvia, el verde brillante impactaba la vista y alegraba el alma.

Un día aún sien…

Soy

Soy la heroína iónica de la historia, que se llama "vida".
Soy la pequeña niña del cuento, que quise llamar "vida".
Soy la guerrera con antorcha de la guerra, que todavía
se llama "vida".
Soy la mujer amante del amor etéreo que flota en lo que
hoy quise llamar "vida"
Soy la magia femenina que recoge y encapsula sutilmente
los recuerdos llamados "vida".
Soy la cápsula que mantiene oxigenados los eternos recuerdos
luminiscentes de algo que podría llamarse "vida".

En un sillón verde

Sentados en el sillón verde escuchando la copiosa lluvia de un cielo entusiasmado
colocando con precisión las gotas diáfanas sobre cada hoja del majestuoso encino.

Sentía como flotaba tu aroma por la sala, note como se pegaba en mi piel entibiándola
como frazada recién lavada y secada al sol de verano.

Tus dedos revolviendo y delineando hábilmente cada rizo de mi cabello que se acomoda
sobre tu pecho como almohada vieja mañanera.

Me surgió la esperanza turbia:

que la lluvia no dejara de sonar
que el encino no dejara de crecer
que el sillón verde no dejara de existir
y que tu aroma se pegara perpetuamente sobre todo mi ser.

cronómetro

Con mi dedo índice palpe suave y lentamente
cada trazo curvo de mi recuerdo aromatizado
al ritmo orgullo de tus besos vibrantes de día.

Hoy vi las partículas temerarias de los momentos
pasados que eslabonaron una autopista sin peaje
para nuestro viaje.

Guardando ferozmente el secreto del minuto preciso
de la intersección de nuestra vida, y es posible que
tengan el cronómetro que marca ese viaje.

por un pasado

Descompuse los momentos estacionarios
en las rendijas de mi mente.

Conjugue algunos verbos terrenos en mi
boca.

Mis labios aprisionaron fuertemente
las letras ociosas.

Mis manos sostenían las iniciales de tu nombre
en sephia y me di cuenta que era un montón
de nada que fue un montón de todo.

Amanecer

Hoy desperté abrazada a tu recuerdo fresco,
recién salido de nuestros minutos intensos.

Los besos compartidos aún resuenan en el
interior de mi boca y corren en mis venas.

Tus manos han dejado huella tibia en mi alma
y tus labios encendidos han bronceado mi piel.

Ayer

Ayer me senté junto a mis recuerdos aderezados con tiempo.
Los destellos continuos se escurren entre mis dedos, mi alma
mi cuerpo y mi espacio.
Pegue mi ser al mural vítreo de mi pasado constante, mi presente
esférico y mi sigiloso futuro.
Vi mi vida esgrimiendo burbujas flotantes con diferentes colores y
con variedad de densidades.

un regalo

Gotas de éter estilan por la ventana que se provocó en mi techo.

Crepúsculos azules se reunen en silencio sobre el umbral triste de mi puerta.

Mi cabeza se inclina para sentir el piso frío, gastado.

Mientras mi boca recorre los fonemas para regalarte el sonido más perfecto.