Frio

Si ese día no me hubiera sabido a noche.
Si mis amaneceres no hubieran estado cabalgados
por ocasos.
Si mi corazón no hubiera estado flotando en un
iceberg o mi universo no hubiera necesitado ser
salvado.
Y si tus labios no se hubieran lanzado en busca de
los mios, nunca te hubiera reconocido.

Comentarios

Entradas populares de este blog

ciega