mínima

Hoy me siento tan mínima en este todo,
quisiera estirar mi mano y arrancar un par
de estrellas azules para conservarlas en una
pecera en mi habitación.

Porque la oscuridad de los días que pasan sin
permiso en mi vida me están lastimando, me
marcan con silencio en mi piel, en mis huesos.

Tengo mucho miedo de sentir miedo en las
tardes y medios días soleados, de buscar lunas
en las calles llenas de gente mezclada con aire.

Necesito llorar tan fuerte y profundo como la
profundidad de aquella laguna que recuerdo
con emoción, pero lo que no recuerdo es como
hacer para llorar, para deshidratar el sentir
cortante, perenne como gotera de agua helada.

Quiero llorar hasta sentirlo en la sangre, aunque
tenga que ser juzgada por ello, quiero sentirme
tan derrotada, sabiendo que no soy perdedora.

Hoy es uno de esos días en los que necesito
borrar la sonrisa perfecta de mi rostro y descansar
a la sombra de una noche cruel y vacía.

Tengo miedo de acostumbrarme y temerle al mismo
tiempo a mi soledad conocida y a la desconocida.




Comentarios

Entradas populares de este blog

ciega