Entradas

Mostrando entradas de diciembre, 2010

Gracias

Sabes que nunca pedí un palacio lujoso,
anhelaba el lujo de un simple espacio contigo.
Viajar por el mundo no me hacía suspirar,
pero si poder terminar el viaje juntos en este y el otro mundo.
Fundir mis sueños y esperanzas en tratar de ser un
alguien más, parecía la única salida de esa causa perdida.
Hoy te agradezco desde el fondo de este corazón que un
día dejaste tirado en la puerta de la casa, junto a la mitad
de mi vida, porque pude recogerlo y revivirlo para pegarlo
a mis sueños y esperanzas en una simple yo y no en un
alguien que nunca fui y nunca seria.
Hoy no tengo mucho que decir, y si siempre digo algo.
Hoy quiero guardar silencio, y si casi no lo hago.
Hoy necesito que sepas que sigo siendo yo, y si lo seré siempre.

cosas que pasan

Memorias estáticas que necesitan ser despertadas.

Auroras boreales que buscan su alma gemela.

Besos enredados que desean acomodarse en labios.

Lunas frágiles llorando por reflejos de estrellas.

Esperanzas risibles y mudas que se vuelven eternas.

Amores valientes que solo necesitaban un mismo espacio.

magia permanente

Un día extravié la esperanza tibia y azul,
esa que guardaba en la bolsa del corazón,
solo quedo la forma circular de su sombra.

Una media noche de enero, la oscuridad
contenida en partículas de frío me arrancó
porciones de vida pasada, presente y futura.

Una media mañana soleada de medio año,
la misma magia tangible de varios años atrás,
te devolvió a mi vida, a mi corazón y a mi esperanza.
Agrega un poco más de ti en mi vida y podría enamorarme
sin salida.
Déjame un beso tibio cada mañana en la ventana y mi corazón
nunca se detendría.
Pega dos o tres palabras de tu boca por las tardes sobre mi frente
y mi alma enloquecería.
Pinta mi cuerpo con el tuyo despacio cada noche y mi vida se cruzaría
permanentemente en tu camino.
Hace un buen tiempo le di la espalda a la cordura,
el viento ahora se encarga de mis pensamientos,
la magia en persona se vuelve luz en mis ojos,
hoy encontré otra obsidiana para aquel frasco,
el sonido acuoso del mar esta en mis venas, ya
no necesito los oídos, solo el pedacito de impulso
que robe de la noche intensa hace ya muchos días.

Besame

Besame, besame despacio como una gota de agua dulce y tibia,
que se resbala por la madera antigua, va lenta, dejando un poco
de su esencia, las moléculas se mezclan, bailan, se complementan,
se sorprenden, se ríen.

Besame, besame con fuerza delicada, como una ola fria salada del
mar activo, que lleva impulso imparable, golpea, sacude, impregna
su energía en el cuerpo, pero su espuma es suave, delicada, dulce,
acariciante, reconfortante.

Besame, besame como en tus sueños, besame como el primer beso,
besame como aquel beso que nunca nos dimos hace muchos años,
besame con tu alma, besame sin tregua, besame con todos los besos
que has inventado cada noche para mi.
Me pregunto esta madrugada nuevamente
si el frío que se cuela entre mis sábanas es
enviado por mis miedos.
Miedos invocados por el tiempo que se
evapora ferozmente entre nuestros cuerpos,
que se mezclan con partículas sonoras de
nuestros sentimientos.
Mi corazón hoy es un péndulo; avanzando con
ganas de regresar, regresando con ganas de avanzar.
Mis letras y tu voz son una fusión paliativa, hoy
no tuve ninguna de las dos.
Mi corazón late en cuenta regresiva.

palabras

Palabras sueltas visitando mis venas,
palabras saltarinas en mis neuronas,
palabras inertes pegadas a mis huesos,
palabras ardientes soplando en mi corazón,
palabras coloridas guardadas en mis oídos,
palabras oscuras perdidas en mi cuerpo y
palabras burbujeantes que flotan sin ser
tocadas.