Hace un buen tiempo le di la espalda a la cordura,
el viento ahora se encarga de mis pensamientos,
la magia en persona se vuelve luz en mis ojos,
hoy encontré otra obsidiana para aquel frasco,
el sonido acuoso del mar esta en mis venas, ya
no necesito los oídos, solo el pedacito de impulso
que robe de la noche intensa hace ya muchos días.

Comentarios

Entradas populares de este blog

ciega