magia permanente

Un día extravié la esperanza tibia y azul,
esa que guardaba en la bolsa del corazón,
solo quedo la forma circular de su sombra.

Una media noche de enero, la oscuridad
contenida en partículas de frío me arrancó
porciones de vida pasada, presente y futura.

Una media mañana soleada de medio año,
la misma magia tangible de varios años atrás,
te devolvió a mi vida, a mi corazón y a mi esperanza.

Comentarios

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Finitud

Día uno