Después del río

Bajo un majestuoso techo azul profundo acompañado de estrellas,
recordé cápsulas borrosas de mi vida en pasado. Ya no tienen la
potestad de rasgarme, perdieron la autoridad para aplastarme
con etiquetas mentirosas.
El fuerte viento fresco con aroma a manglares de agua dulce,
me transporto a trozos vivientes en mi memoria, los que ya perdieron
el filo venenoso para herirme, ahora poseen un borde afinado
y circular para enseñarme.
Mi cuerpo flotando dentro del manto tibio azul turquesa naturaleza,
revivió espacios dormidos, esperanzas estancadas, lleno palabras
vacías e ilumino futuros anochecidos, confirmando que lo mejor esta
aterrizando lento y suave para arraigarse en una roca que siempre
estuvo.

Comentarios

  1. Me permites compartirlo? Esta lindísimo!

    ResponderEliminar
  2. Claro amiga, gracias por leerme y especialmente por tus palabras!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

ciega