Despuès

Hoy me doy cuenta que tal vez aprendí a verme reflejada en mi,
a disfrutar como niña pequeña el tenerme solo para mi cada día.
Ahora bailo en círculos, descalza sobre cada uno de mis sueños.
Encontré la compañía perfecta en mi soledad fría, paciente,
amigable e iluminada sin perder sus conocidas sombras.
Tropiezo, caigo y me levanto, mi rostro, mis manos muy cerca de
la tierra negra húmeda, el aroma me recuerda mi infancia.
Grito y rio en voz interna inaudible, con voz ilimitada audible.
Grito y lloro en silencio acostumbrado, con sonido amorfo inmedible.
Y sabiendo que no esta de moda, aun visto mi corazón desnudo con
felicidad y esperanza necia.

Comentarios

Entradas populares de este blog

ciega