Me llamaste desde el fondo de tu mirada.
Pronunciaste mi nombre sintiendo la vibración en
tu pensamiento, en los fonemas de cada silaba.

Mi nombre en tus labios, es como un beso deseado,
un beso suave, húmedo, tibio, chispeante y largo.

Comentarios

Entradas populares de este blog

ciega