Entradas

Mostrando entradas de mayo, 2011
Sienteme en tus noches profundas e intensas como se sienten los sueños insistentes y palpables para el alma. Recuerdame en tus mañanas nubladas de neblina parlante y fría. Escuchame en el silencio conocido de las madrugadas eternas. Recuerdame cuando estés tan cerca de mi y tan lejos de mi alma como Casiopea de mi mundo.

ojos

Hoy busco la voz apacible de tus ojos, debe estar en algunos
de mis archivos de besos y caricias.
Me gustaría reimprimir tus miradas y pegarlas a mi espalda en
las noches donde el insomnio migratorio vuelve a mi cama.
Esta madrugada no olvidaré atrapar el brillo seductor de tus
fuertes ojos para poder exparcirlo por cada centímetro de todo
mi cuerpo.

sueños que hablan

Los viejos sueños me dijeron:
No hay mucho tiempo y estamos cansados de ir de  una maleta a otra. No estamos de acuerdo en quedarnos encapsulados y que nos vean desde lejos. Sabemos que fuimos perseguidos, que trataron de eliminarnos, hubo dolor y lluvia vertiginosa nos empañaba. Pero estamos vivos, aprendimos a escudarnos en la olvidada pared de la esperanza. Aun tenemos miedo, aun sentimos frío en las largas noches, pero estamos intactos y buscamos tus manos tibias.

Dos palabras

Hoy te dejo dos palabras que combinan la vibración de mi cuerpo en tu cama y la emoción de mi alma en tu cuerpo. Si pudiera describir la magia que nos rodea en la intensidad de nuestro momento, no necesitaría letras sino aliento. El tiempo, un enemigo conocido, se detiene con una sola de tus miradas que sostiene tus labios y tus manos sobre mi piel, esperando a la siguiente mirada para fundirse muy dentro de mi.

corazones jovenes

Marcaban las estrellas la noche con su titilante deseo de iluminar el cielo silencioso cubierto de miradas lanzadas a la oscuridad  reinante por los años sin memoria y por los años aún sin nacer.
Las esquinas y escondites de los tiempos guardan historias iniciadas por vidas que flotaban sobre la realidad, tal cual un inocente niño que vive una vida sin tiempo en fantástica y mágica realidad personal.
Sin importar las vueltas que la noche le de a la luna o la veces que los arboles escuchen la luz del sol en amaneceres poéticos y épicos, las vidas vividas de esos dos corazones jóvenes no encontraran razones en la dimensión a la que nos aferramos y declaramos conocer como real.