ojos

Hoy busco la voz apacible de tus ojos, debe estar en algunos
de mis archivos de besos y caricias.
Me gustaría reimprimir tus miradas y pegarlas a mi espalda en
las noches donde el insomnio migratorio vuelve a mi cama.
Esta madrugada no olvidaré atrapar el brillo seductor de tus
fuertes ojos para poder exparcirlo por cada centímetro de todo
mi cuerpo.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Finitud

Día uno