Sienteme en tus noches profundas e intensas como se sienten los
sueños insistentes y palpables para el alma.
Recuerdame en tus mañanas nubladas de neblina parlante y fría.
Escuchame en el silencio conocido de las madrugadas eternas.
Recuerdame cuando estés tan cerca de mi y tan lejos de mi alma
como Casiopea de mi mundo.

Comentarios

Entradas populares de este blog

ciega