Entradas

Mostrando entradas de junio, 2011

Tierra

En este medio día lluvioso, el aroma de la tierra mojada se introduce entre mis venas y recuerdos. El tiempo cambio a modo acelerado, las horas son jaladas a la fuerza entre el viento nublado y las gotas frías de la lluvia. Aquella esperanza que lucia caduda, simplemente estaba rezagada. Se quedo sentada mientras observaba pacientemente la lucha cuerpo a cuerpo entre el alma y la razón. La lluvia sobre mi piel y el aroma en mi interior me gritan que la etapa de la vida a la que nombramos "muerte", no es más que el nacimiento a la siguiente vida de la que aún no tenemos memoria.

Una pequeña nota para mi

Creo que anoche simplemente atraje al insomnio como cuando se desea fuertemente algo que se extravió sin previo aviso. Ya hace días, para ser más exacta, ya hace meses que mi conocido insomnio migratorio se volvió estacional, pero esta vez aparco muy lejos de mi cama. Extrañe de forma inusual tener esas horas interminables que no alcanzan nunca al día. Como cuando mi cuerpo no lograba convencer a mi mente ni a mi alma de entregarse al sueño. Aprendí a escuchar mis sentimientos y practique sentir mis pensamientos. Al final de cuentas acompañada del canto de varios grillos y chicharras que amenizaban junto a la neblina fría de madrugada el gran espacio ancho, largo y profundo de la oscuridad, no tenía más escape que quedarme cerca, muy cerca de mi misma. Lo bizarro del momento es que en esta ocasión me quede despierta para esperar que por algunas horas pudiera reencontrarme con mi insomnio. El acto insólito resulto en productivos minutos de inspiración, por así llamarla,  para escribir fr…
Se miraban detenidamente como cuando ves tus deseos bailar dentro de los sueños desde la primera fila en la cama. Las miradas tan profundas de sus ojos empezaban en sus recuerdos y no paraban en ningún presente, ni futuro, parecía que habían dejado de ser finitas. Los destellos de sus pupilas dilatadas formaban un aura casi perfecta alrededor de sus cuerpos, que temblaban al ritmo apasionado de sus corazones. La magia del momento entintaba las dos almas que se unían, la de ella debajo de un cielo estrellado y la de él junto a un cielo soleado. El tiempo y el espacio jamás fueron obstáculo en aquella escena memorable.

Murmullo

Escuche las voces apacibles de los arboles viejos que contaban las historias de vientos del sur y semillas flotantes del norte. Camine por el sonido latente de las hojas secas, cada uno con un pasado verde y futuro natural. Mis manos frías por el vaho de madrugada no lograban sostener el ruido misterioso de las noches excitantes y marginales. Mi mente se dispuso a mezclar los sonidos de palabras hilvanadas con máscara de promesas hasta reducirlas a murmullos pegados a  un cielo despejado de verano en medio de un invierno cercano.
Me entregue a mi sueño de niña, al final de cuentas sigue siendo mio. Y sigo siendo niña. Porque la magia de los sueños solo existe en espacios intactos por la crueldad de las realidades.
Salta cuando todos se queden sentados. Piensa en lugar de seguir un libreto para la vida. Siente al máximo cuando te dicen que eso no puede sentirse. Espera cuando te dicen que no hay esperanza. Tomate tres minutos y recuestate en la grama o en el suelo, cierra los ojos y mira el cielo. Porque la vida no se vive, se disfruta.

En tu bicicleta

Salta una chispa genial de tu mirada, cada vez que sucedía sin darte cuenta me regalabas una estrella. Tu sangre valiente forma parte de mi vida Si quiero recordarte solo debo saber que no es lo mismo,  vivir que desear vivir. Me enseñaste con esta vida y tu nueva vida, esa diferencia latente, aun sobre tu propia vida, aun sobre tu propio cuerpo. Esa pasión y voluntad fuerte de desear vivir, de disfrutar de ese deseo. Es como andar en bicicleta y seguir la libertad del viento sobre tu rostro, siempre hacia adelante. Eres admirable y agradeceré cada unos de mis días las chispas que me dejaste y marcaron mi alma. Hasta pronto.