Me entregue a mi sueño de niña,
al final de cuentas sigue siendo mio.
Y sigo siendo niña.
Porque la magia de los sueños solo
existe en espacios intactos por la
crueldad de las realidades.

Comentarios

Entradas populares de este blog

ciega