Tierra

En este medio día lluvioso, el aroma de la tierra mojada se introduce
entre mis venas y recuerdos.
El tiempo cambio a modo acelerado, las horas son jaladas a la
fuerza entre el viento nublado y las gotas frías de la lluvia.
Aquella esperanza que lucia caduda, simplemente estaba rezagada.
Se quedo sentada mientras observaba pacientemente la lucha cuerpo
a cuerpo entre el alma y la razón.
La lluvia sobre mi piel y el aroma en mi interior me gritan que la etapa
de la vida a la que nombramos "muerte", no es más que el nacimiento
a la siguiente vida de la que aún no tenemos memoria.

Comentarios

Entradas populares de este blog

ciega