nota improvisada

Hace un mes exactamente que no escribía en este mi espacio
que un día una persona genial en todo el sentido de la palabra
me empujo sutilmente a crearlo, sabiendo que mis letras no son
más que destellos de mi voz que quieren decir algo, no al mundo
sino a mi mundo que despertó un día para explotar al siguiente.
Necesito tantas veces escribir para sentirme un poco más yo, 
para recordarme a mi y poder conversar conmigo. Escribir es
reflejar un poco de uno mismo, del corazón, es retratarse aunque
lleve un nombre o apariencia diferente.
Cada letra que logro escribir es como arrancar pedacitos del alma
para eternizarlos en un trozo de papel o del ciberespacio con
rumbo desconocido para formar nuevamente parte del gran
espacio conocido y más aún del no explorado.
Estos días he logrado escribir en mi mente mucho de lo que he
vivido, solo será cuestión de sincronía para que lo lleve al papel.
Quiero terminar esta improvisada nota sin marco literario diciendo
que he corrido y recorrido algunos caminos estos días, me gusta
correr y sentir el viento en mi rostro que juega con mi cabello, pero
debo bajar la velocidad para no tropezar en mi felicidad de ser yo.

Comentarios

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

ciega