antes de un domingo

Días como este que empiezan con el final y nunca finalizan.
Los que se quedan debajo de tu piel, son los que guardo muy
cerca del corazón para sacarlos algún otro día donde la luz no
alumbre ni el sol quiera entibiar.
Días como este donde tu presencia se aproxima tanto que
traspasa mi cuerpo, descansando en mi alma para viajar
por mi sangre, es como haber vivido otra vida contigo.
Lo remarco en la memoria del corazón para recordarlo en
los días en que me falte tu cuerpo y tu voz.
Días como este en donde la luz de una luna sincera nos ilumina
firme los rostros, formando sombras que juegan escondite con
el aroma de tu cabello.
Te observo tanto, hasta jurar que mis ojos son el brillo de los
tuyos, es también para aquellos días sin luna o de luna traicionera.
Días como estos donde tus labios atentos escuchan los deseos de
mi cuerpo, atrapo tus palabras nunca dichas por tu boca pero
gritadas por tus manos.
Eso lo grabo fuerte en mi ser para los días en que desespero por
uno de tus besos frescos que se han ido muy lejos de mis labios.

Comentarios

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

ciega