Entradas

Mostrando entradas de enero, 2012

Noches perdidas

Mientras la noche se adentra en las ventanas como cortinas pesadas,
el la obserba lenta y gradualmente con sus grandes ojos brillantes.

Su mirada acaricia desde lejos los ondulados y desordenados cabellos rojizos tirados
sobre la almohada. 
Sus manos tiemblan, susurran, por las insesantes ganas de acercarse a la blanca y dulce piel que sale
de las sábanas gastadas. 

El frió comienza a colarse en las paredes pintadas con antojos de día
domingo. 
Se da cuenta que apenas puede escuchar sus propios latidos, la contemplación y el ruido agudo
de sus pensamientos ahogan los demás sonidos nocturnos conocidos.

De pronto,  la luz de un auto lo saca del momento etereo, y subitamente aleja su mirada. Tiene miedo de que sus ojos convenzan a sus manos o impulsen a sus labios de acercarse a ella.

Entonces se vuelve valiente por algunos minutos y solo se queda parado frente a la cama de cabecera de madera antigua.

Solo sabe que llego nuevamente tarde a su lado, a su cama, a su vida, no puede contar las …