Buscaba insistente la razón de las tristezas, pero no hay razones.
Las tristezas son las damas elegantes con espíritu sobrio y fuerte,
que desean gobernar sobre las almas de los ingenuos transitorios y
de los ingenuos crónicos.
Las tristezas viven en los aires acechando los corazones vacíos
para formar su fortaleza creciente.
Hay que ser amigos de las tristezas, de aquellos amigos que has
conocido tan bien, que sabes que no los necesitas en tu vida,
aún cuando siempre estén muy cerca.

Comentarios

Entradas populares de este blog

ciega