Entradas

Mostrando entradas de octubre, 2012

salirme

Con ganas de salirme un rato de esta piel. 
Y caminar descalza sobre las sombras de los besos.
Las que dejaron las más inexplicables historias de amor.

Con ganas de no buscarte más en las medias noches.
Aquellas que se estancaron al verte venir dispuesto a quedarte.
Quedarte tan cerca que te perdías de vista en mi.

Con ganas de pasar el capitulo donde el destino se burla del tiempo. 
Ese día que cruzaste certero de nuevo sobre mi vida.
Y atravesaste la tuya hasta la última recámara de mi corazón.

Con ganas de regresar a mi mente y descansar de pensarte.
De cerrar los ojos y de cerrar la historia con un gran punto final.

El corazón razonable

Lejos de lo que la razón moderna pudiera escuchar, el corazón llora otro episodio cíclico.
Aquel lazo invisible y fuerte que el corazón tejió hacia la olvidada esperanza.
Es el artífice de delinear los bordes de los sueños mágicos, que el corazón 
razonable logra imaginar. 
Y desde lo profundo desea en algún tiempo poder crear.
La realidad humana es tan distante de lo que el universo entero ha decretado
realizar.
Es una imagen contraria y distorsionada de lo que la luz primigenia desea enviar.
Aun así cada día el corazón razonable grita en silencio desde los pechos sensibles
de aquellos que desde sus propias trincheras no le han dado la espalda a las 
atrocidades cotidianas, no por discurso filosófico o por creencia a medias.
Sino por humanidad reconectada hacia el universo que une todo y a todos.
Mientras un latido de un corazón razonable exista, no hay porque dejar de sujetarse
a ese lazo invisible y fuerte.
Por que de pronto algunos voltearán para no olvidar lo que llamamos esperanza.