Llueve tan fuerte que la las gotas se filtran hacia el fondo del alma,
acechan pacientes algún cambio en la temperatura del corazón.
Nada, no hay cambio, hace frió  y la lluvia solo se congela dentro.
Hay quienes afirman que criogenizando los sentimientos por un tiempo,
se lleva mejor el alma adolorida, tal vez.
Pero siempre sale el sol, y puede descongelar, entibiar y doler, hasta
que vuelva a dolor un poco menos. Eso dicen.

Comentarios

Entradas populares de este blog

ciega