Entradas

Mostrando entradas de octubre 27, 2010

un corazón

Es increíble lo que la brisa de un chorro de agua fría
puede hacer en un corazón con varias capas finas secas,
las que fueron provocadas por el sol traicionero que lo
iluminaba en las mañanas y por las tardes lo entibiaba,
pero lo quemaba los mediodías de domingo sin piedad.

Un par de gotas de la brisa fría se aventuran a colocarse
sobre la superficie hidratando pequeños espacios en forma
asimétrica, en alguna de esas capas se va descubriendo por
un momento el color real de aquel corazón que algún día fue
fuerte, vibrante, viviente y blando.

Ahora sus latidos son casi espectrales, casi inaudibles,
recorre los espacios uno a uno, tratando de evitar al sol,
tratando de evitar la luna, tratando de evitar el viento,
pero buscando una brisa fría nocturna para hidratarse,
sin olvidar que siempre todo ha sido y es transitorio.